in Nature

Archivo para la Categoría "El color en la música"

Digamos…Amarillo

Photobucket

Como podemos observar en esta foto predomina el color amarillo, un calor cálido con una longitud de onda de 565-590 nm .

Esta foto fue sacada en una playa de Fuerteventura, en las Islas Canarias. Es un paisaje en el que se funde el color azul del mar con el amarillo de la arena. Aparentemente las formaciones rocosas del fondo de la foto no tienen gran importancia pero si nos planteamos como se ha llegado ha formar la playa nos damos cuenta de que la acción erosiva del viento es muy grande, ya que, como resultado de su fuerza nos deja estas maravillosas playas.

Esta canción me recuerda mucho a este paisaje y sobre todo a este color. !Espero que os guste!


Naturaleza al rojo vivo

En la imagen podemos ver una flor en su total esplendor en un día de primavera, los colores que destacan son colores calidos como el rojo en el centro y el naranja por el exterior.
La flor tiene un punto central en donde salen todos los pétalos y se van extendiendo para poder conseguir la mayor superficie posible y hacer mejor la fotosíntesis.
Os dejo una canción donde se habla del color rojo.

El mundo del color: Color y publicidad

Bueno pues ponemos este video porque nos ha parecido genial todo lo que cuenta sobre el color tema que intentamos como sabéis trabajar a tope y estamos constantemente buscando alternativas que poderos ofrecer.

Este video pertenece a nuestra compañera Marina Carús que actualmente se encuentra iniciando un trabajo de nanotecnología muy bueno y deberías de visitar (os daremos la dirección lo antes posible, cuando nos comuniquen que van a comenzar su difusión), porque tanto el color como la nanotecnología son dos temas de actualidad y que deben de ser entendidos con la mayor claridad y eficacia posible.

Bueno no nos alargamos más, os dejamos con el video tan chulo que han preparado el año pasado para un proyecto sobre Color y Marketing, y publicado en Todo Ciencia nº2.

Un saludo.

El equipo de color

Azul, el significado del cielo…

Un homenaje a este color tan especial con una música estupenda.
Esperamos que os guste.

Verde que te quiero verde

Photobucket

Este romance de  Federico García Lorca os puede recordar a este color tan bonito, como es el verde.

Romance Sonámbulo

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.  

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

–Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.
–Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
–Compadre, quiero morir,
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
–Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
–Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal
herían la madrugada.

Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
–¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.